El corazón de una leona

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (Valora del 1 al 10)
Cargando…


El corazón de la leona (The Miracle Lioness) es un documental de la antropóloga Saba Douglas-Hamilton, rodado en 2002. En este documental, la presentadora y directora asiste a un milagro y le sigue la pista hasta el final. Kamuniak o Kamunyak (“la bendecida”), una leona solitaria, probablemente expulsada de su grupo o perdida, desafía todas las leyes de la naturaleza y adopta a una cría de oryx (antílope), también separado de su familia.

La realizadora y los espectadores asistimos a esta bonita historia y vemos como Kamuniak no se separa del pequeño oryx ni un instante. Le protege, le lame, le vigila… pero no le puede alimentar. Tanto la leona como el bebé oryx van quedándose en los huesos por la falta de alimento. Ella podría devorarle en cualquier momento, pero le trata como si fuera su propio cachorro. En una ocasión se acerca un grupo de oryx adultos. El pequeño se aproxima a ellos con la intención de mamar, pero Kamuniak les espanta con tal de no perder al bebé.

La historia de Kamuniak llega a oídos de las tribus Samburu, de los turistas, de los colegios. Todos van a ver a la extraña pareja y algunos hombres dicen que contarán esta historia insólita a sus nietos. La imagen de los dos animales, enemigos por naturaleza, es tan extraordinaria, que algunos aldeanos creen ver un milagro del cielo. Un científico consultado piensa que quizá la leona se separó de su grupo siendo muy joven y que por eso no ha desarrollado el instinto de caza, aunque también podría tratarse de una especie de relación “dueño-mascota”.
La realizadora del documental no les pierde la pista. Hay grupos de leones en los alrededores, pero Kamuniak está sola. Una noche, la antropóloga lanza un trozo de carne y espera a ver si la leona se lo come, pero no.
Da pena ver cómo se van quedando en piel y huesos, tanto Kamuniak como el bebé. Se acercan a un lago y beben agua, pero con eso no basta. El oryx necesita urgentemente leche; incluso se aproxima a la leona para mamar, pero es imposible.

Compartir



Documentales relacionados