El regreso del hombre radioactivo

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (Valora del 1 al 10)
Cargando…


Nota: click en el segundo icono del reproductor de Youtube para activar subtítulos en español.

Segunda parte del documental “El hombre radioactivo“, una historia sobre las consecuencias del desastre nuclear de Fukushima. A punto de cumplirse el tercer aniversario del suceso, VICE Japón vuelve para comprobar cómo se desarrolla el proceso de limpieza.

El 18 de noviembre de 2013, la Tokyo Electric Power Company (Tepco) inició el peligroso proceso de retirada de los elementos combustibles gastados de la Unidad 4 de Fukushima Daiichi para transferirlos a un almacén centralizado. Desde el 10 de febrero, se han logrado transferir 308 elementos a su nueva ubicación, con lo que quedan otros 1.225 de un total de 1.533 que deben retirarse antes del final del año.

En circunstancias normales, la retirada de combustible es una tarea relativamente segura y rutinaria. En el caso de Fukushima, sin embargo, es extremadamente peligrosa. Nadie sabe a ciencia cierta hasta qué punto los contenedores que albergan los elementos actualmente resultaron dañados durante el terremoto de magnitud 9,0 que se produjo el 11 de marzo de hace tres años.

Safecast, un grupo de hackers que utiliza contadores Geiger de fabricación propia y se sirve de la financiación colectiva para desarrollar un preciso mapa de datos de radiación, está especialmente interesado en monitorizar los cambios que se producen en la zona muerta alrededor de Daiichi durante los trabajos de extracción. El grupo obtuvo reconocimiento mundial gracias al increíble éxito de sus contadores Geiger portátiles bGeigie Nano, mediante los que cualquiera podía realizar lecturas locales de los niveles de radiación para contribuir a dibujar un mapa global.

En este documental veremos la nueva visita a Tomioka, Fukushima (a unos 10 km al sur de Daiichi) para encontrarse con Joe Moross, de Safecast Japón y Naoto Matsumura, el único residente de Tomioka que sigue resistiéndose a abandonar el lugar.

Compartir



Documentales relacionados