Guillermo Coppola – El representante de Dios

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (Valora del 1 al 10)
Cargando…


El Representante de Dios narra el meteórico ascenso, caída y regreso del legendario mánager de futbolistas Guillermo Coppola. Contado en primera persona por el mismo Coppola, con voz en off y con un estilo único donde predomina el registro oral y el placer de la anécdota, el documental sumerge al espectador en un viaje íntimo por la mente de una de las personalidades más carismáticas del mundo del fútbol.

Y la vida de Coppola es, sin duda, una historia de película: un empleado de banco “fanático de la pelota”, sin demasiado talento pero con merecida fama de playboy, que llegó a ser el representante del mejor jugador de todos los tiempos, Diego Armando Maradona. Junto a él recorrió el mundo y conoció a destacadas estrellas que reverenciaban con devoción al astro argentino. Personalidades como el príncipe Carlos de Inglaterra, el líder cubano Fidel Castro, el Papa Juan Pablo II o artistas como Rod Stewart o Elton John. Vivió el lujo, los excesos, la fama, tuvo romances con algunas de las mujeres más hermosas de la Argentina. Acompañó siempre a Maradona y vio el mundo desde la cima. Pero, como toda estrella, un día Coppola cayó del cielo y lo hizo de forma escandalosa, entre drogas, alcohol, sexo, crímenes y traiciones.

Pasó años en la ruina, acusado de ser mala influencia para la carrera de Maradona. Estuvo preso por una supuesta causa de venta de drogas y fue acusado por el asesinato de uno de sus mejores amigos, el empresario “Poli” Armentano. Se separó de Maradona en un escándalo judicial, sufrió una fuerte depresión y abandonó su carrera.

Sin embargo, el tiempo pasó y Coppola logró recuperarse. Superó las adversidades y, como si de una película se tratara, reencontró el camino. Hoy en día es padre, marido “casi” ejemplar y trabaja como representante de jugadores y como asesor de inversiones futbolísticas en todo el mundo.

La historia de El Representante de Dios atraviesa las distintas épocas de la vida de Coppola. Cada una tiene su música, su vestuario, su maquillaje, sus personajes, su estética, sus luces y sus sombras pero siempre, de fondo, la voz y el testimonio de Coppola están presentes. Las recreaciones -tomadas en los lugares reales, hoy vacíos pero cargados de los sonidos del pasado- y las imágenes de archivo, íntimas y públicas, conforman el testimonio de una vida apasionante, cinematográfica, saturada de anécdotas y de emociones.

Compartir



Documentales relacionados