La isla de las cobras

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (Valora del 1 al 10)
Cargando…


La mayor concentración de una de las serpientes más venenosas del mundo se encuentra en una isla a unos 145 kilómetros de la costa de Santos, en Brasil. Este peñón de tierra inhabitable se conoce como Ilha da Queimada Grande o Isla de las Cobras y es el único lugar del mundo en el que pueden encontrarse cerca de 2.000 ejemplares de la víbora cabeza de lanza dorada, de la familia Bothrops insularis.

Una vez has pisado tierra en la isla, aguzando la vista es posible ver una de estas serpientes cada 10 o 15 minutos en la parte más baja de la isla. Esta frecuencia aumenta a una por cada cinco metros cuadrados de terreno en otras partes de la isla. Esto significa que, mientras te abres paso por una vegetación que llega a la altura de la cintura, incluso aunque vayas equipado con unas buenas botas, la situación es parecida a caminar por un campo de minas móviles que, en lugar de hacerte volar en pedazos, te paralizan lentamente y licuan tus entrañas. Al menos es lo que estas serpientes hacen a los pájaros con los que se alimentan en las copas de los árboles.

La Armada Brasileña, concedió un acceso exclusivo a VICE para que pudiéramos grabar la inspección anual de mantenimiento del faro de la isla —automatizado desde la década de 1920, después de que su guardián se quedara sin comida y desapareciera mientras recogía bananas en una pequeña plantación cercana a la orilla-. Cuenta la leyenda que tanto él como todos los componentes del equipo de rescate murieron solos, uno a uno, mientras buscaban al resto de sus compañeros.

la víbora cabeza de lanza dorada es una especie muy particular y su veneno es tan potente que los “biopiratas” que trafican con estos ejemplares pueden llegar a ganar hasta 30.000 dólares por una de ellas en el mercado negro. Estos precios pueden ser superiores en función de la procedencia del rico excéntrico que la compre o, incluso se rumorea, según la demanda del mercado negro de la biofarmacia en su afán por obtener alguna patente.

Compartir



Documentales relacionados