La virilidad en peligro

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (1 valoración, media: 10,00 sobre 10)
Cargando…


Durante decenas de años las fábricas han estado realizando vertidos indiscriminados de todo tipo de residuos en el entorno. Las graves consecuencias de esta actividad para la salud del planeta se están descubriendo poco a poco. Hace pocos años se abrió una perspectiva nueva y aterradora: los hombres y los animales de sexo masculino están perdiendo su capacidad reproductora a causa de la presencia en el medio ambiente de determinadas sustancias.

“La virilidad en peligro”, reportaje que mereció, en 1998, un Premio Emmy al mejor programa documental, profundiza en este asunto de enorme gravedad y dimensiones hoy por hoy incalculables.

La voz de alarma se dio en 1993. Los científicos detectaron un continuo y significativo incremento de problemas en el funcionamiento de las glándulas sexuales masculinas. Y el análisis de los datos en su poder demostró la presencia en el metabolismo de los varones de determinados compuestos que se asemejaban a las hormonas femeninas. Estas sustancias químicas se introducen en el organismo a través del agua, del aire y de los alimentos.

Los investigadores descubrieron que muchos de los componentes utilizados en la fabricación de productos industriales y domésticos, arrojados al medio ambiente, se comportan como hormonas femeninas. El reino animal está inmerso en un auténtico “mar de estrógenos”. Se abrió así un nuevo campo de investigación para estudiar los denominados “trastornos endocrinos medioambientales”.

Aunque el alcance real del problema no se conoce aún, las evidencias de que se trata de un asunto preocupante son cada día mayores. Los trabajos sobre fertilidad masculina publicados en 1998 por el British Medical Journal confirmaban que los hombres producen cada vez menor número de espermatozoides y que la cantidad es directamente proporcional a la edad: cuanto más joven es un hombre, menos espermatozoides tiene.

En los varones jóvenes y adultos ha aumentado el número de casos de cáncer testicular. En los recién nacidos se presentan cada vez más malformaciones: ausencia de pene, testículos que no descienden, caracteres sexuales poco definidos e incluso mayor presencia de órganos sexuales masculinos y femeninos en el mismo individuo.

El reportaje pone de manifiesto que los hombres no son las únicas víctimas de esta situación. Hay datos suficientes para suponer que el incremento dramático de la incidencia de cáncer de mama en las mujeres registrado en los últimos 50 años, tiene el mismo origen.

Mientras tanto, aún no está muy claro qué productos químicos son los que producen esta toxicidad estrogénica. Hasta ahora se han identificado, en muchos casos de manera casual, más de 30.

Compartir



Documentales relacionados


Escribe un comentario sobre este documental

Escribir un comentario