Rosario: Violencia, drogas y fútbol

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (Valora del 1 al 10)
Cargando…


La tercera ciudad más grande de Argentina está sufriendo niveles de violencia relacionadas con el narcotráfico nunca antes vistos en el país. VICE NEWS viajó a Rosario para entender porqué ocurre esto.

Hoy, los barrios marginales en las afueras de la ciudad conocidos como villas son los campos de batalla en una lucha de las mafias por el territorio, algo que pareciera sacado de la serie los Sopranos.

La principal banda de narcotraficantes en Rosario es el grupo de Los Monos, formado por los miembros de la familia Cantero. Ellos se han enfrentado a otras bandas narco locales resultando una espiral de violencia que ha dejado más de 570 muertos de 2010 a la fecha. Por esto, la tasa de homicidios en Rosario es cinco veces más alta que el resto de Argentina.

Los narcotraficantes locales han logrado infiltrarse en la policía, la economía de Rosario y su sociedad, especialmente a través de los grupos de hinchas, conocidos como “barras bravas” de dos equipos de futbol de la ciudad: Rosario Central y Newell Old Boys. Y en las villas, las pandillas tienen construcciones fortificadas conocidas como búnkers, donde las 24 horas se vende droga.

El puerto de Rosario se posiciona estratégicamente como puerta de entrada para las drogas de América del Sur, y las autoridades locales han confirmado que las mafias locales tienen vínculos con organizaciones internacionales de la droga, como el Cartel de Sinaloa de México.

Rosario aún no es México, Honduras o Colombia en el nivel de brutalidad de las bandas narco, pero no olvidemos que las guerras que nos son familiares en esos países comenzaron como este, las bandas de narcotraficantes que luchan por el territorio a punta de pistola. Rosario pronto podría convertirse en la próxima frontera para el tráfico de drogas.

Nota: activar subtítulos en el icono del reproductor

Compartir



Documentales relacionados