Una expedición de James Cameron: Bismarck

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (2 valoración, media: 9,50 sobre 10)
Cargando…


El Bismarck fue el primero de los dos acorazados clase Bismarck construidos para la Kriegsmarine (marina de guerra) alemana durante la Segunda Guerra Mundial. Nombrado así en honor del canciller Otto von Bismarck, promotor de la unificación alemana en 1871, el barco fue puesto en grada en los astilleros Blohm & Voss de Hamburgo en julio de 1936 y botado dos años y medio después, en febrero de 1939. Se completó en agosto de 1940, cuando fue puesto en servicio en la armada alemana. Junto con su gemelo Tirpitz, el Bismarck fue el acorazado más grande jamás construido por Alemania y uno de los mayores botado por cualquier armada europea.N 1
El Bismarck sólo participó en una operación ofensiva, de nombre en código Rheinübung, en mayo de 1941. En ella, junto con el crucero pesado Prinz Eugen, tenía la misión de irrumpir en el océano Atlántico y atacar la navegación aliada entre Norteamérica y Gran Bretaña. Sin embargo, ambos buques fueron localizados en numerosas ocasiones frente a Escandinavia, y varias unidades navales británicas fueron desplegadas para bloquear su ruta. En la Batalla del Estrecho de Dinamarca el Bismarck destruyó el crucero de batalla HMS Hood, orgullo de la Real Armada Británica, y dañó seriamente el HMS Prince of Wales, forzando su retirada. Por contra, el Bismarck recibió los impactos de tres proyectiles británicos y sufrió una importante pérdida de combustible de un tanque dañado.

La destrucción del Hood desencadenó una búsqueda incesante del acorazado alemán por parte de la Real Armada Británica, que desplegó para ello docenas de barcos. Dos días después, navegando hacia las relativamente seguras costas de la Francia ocupada, el Bismarck fue atacado por aviones torpederos Fairey Swordfish del portaaviones HMS Ark Royal. Uno de los torpedos lanzados destrozó el timón del acorazado alemán dejándolo imposible de maniobrar. La mañana siguiente, el Bismarck fue atacado y hundido por dos acorazados británicos. La causa última de su hundimiento no está clara: la Real Armada Británica defendió que fueron los torpedos lanzados desde el HMS Dorsetshire los que le dieron el golpe fatal, pero los marinos supervivientes alemanes sostienen que ellos echaron a pique su acorazado. En junio de 1989 Robert Ballard descubrió la localización del pecio del Bismarck. Desde entonces, diversas expediciones han examinado los restos del navío para documentar su estado y determinar la causa final de su hundimiento.

https://www.youtube.com/watch?v=IjjCN__8d9A

Compartir



Documentales relacionados