Violencia y vida urbana (Redes)

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (4 valoración, media: 6,75 sobre 10)
Cargando…


Durante este siglo, se llegará a la situación en que la mitad de la población mundial vivirá en núcleos urbanos. La violencia ha encontrado en las grandes ciudades de hoy un nicho donde imponerse como forma de poder. ¿Cómo son los entornos que desencadenan nuestros potenciales violentos? La pobreza no es la causa de la violencia en las ciudades. En Brasil -ejemplo que emplea la antropóloga de la Universidad de California entrevistada por Eduard Punset, Teresa Caldeira, y autora del libro “Ciudad de muros“- siempre hubo pobreza pero el nivel de violencia ha variado. Según las estadísticas de violencia en Brasil y en los EUA, el pico de asesinatos que hubo en la década de los 80 fue de la mano con el aumento de la distribución de las drogas, especialmente el crack. En los EUA, la distribución del crack se ha controlado y la violencia urbana es menor hoy que en los 80.

Cuando vemos las noticias sobre violencia, creemos que esas conductas son muy distantes a nosotros. Sin embargo, los científicos han demostrado mediante experimentos que, en determinados contextos, casi todas las personas podemos ser inducidas a actuar con violencia. Casi todo depende del entorno que nos rodee, entre el que se encuentran nuestras creencias, como explica la antropóloga Mercedes Fernández-Martorell sobre el caso de los hombres que maltratan a sus mujeres. Si bien la pobreza no es la causa de la violencia, su expresión cultural puede ser violenta. Es el caso del hip-hop más mediático en los EUA. Pero no siempre es así. En España, el hip-hop a veces funciona como un antídoto contra la violencia. La historia de Kader, un graffitero de Barcelona, y de otros cantantes de hip-hop demuestran que su cultura puede ayudar a construir una sociedad más pacífica.

Compartir



Documentales relacionados


Escribe un comentario sobre este documental

Escribir un comentario