Dr. Luiz Moura: Autohemoterapia

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (1 valoración, media: 10,00 sobre 10)
Cargando…


Entrevista con el Dr. Luiz Moura Souza y testimonios sobre la Autohemoterapia (AHT). El Dr. Moura es Médico General en Rio de Janeiro, Brasil, completó 85 años en 2010. El hace uso de la Autohemoterapia en algunos de sus pacientes desde 1943 y continúa trabajando.

¿Qué diría si le dijeran que existe una forma simple, prácticamente gratuita y al alcance de todos para obtener un poderosísimo estímulo inmunológico y para tratar exitosamente muchas enfermedades, tales como; cicatrización, escaras, acné, psoriasis, dermatosis, ictiosis, esclerodermia, hipertensión arterial, diabetes, accidentes vasculares, asma grave, hepatitis C, SIDA, enfermedad de Crohn, cirrosis hepática, hepatitis, vitiligo, amigdalitis, artritis reumatoide, fiebres reumáticas, gota, miastenia, cálculos renales, helicobacter pylori (h.pylori), quistes, cáncer, cisto ovariano, HPV, alzheimer, esclerosis múltiple, leucemia, reumatismo, herpes labial, zoster, distrofia muscular, púrpura trombocitopénica, epilepsia, gangrena por picada de araña…?

La Autohemoterapia es una técnica sencilla, en que mediante la extracción de sangre de la vena y su aplicación en el músculo, esta estimula un aumento de los macrófagos, que son digamos así, la compañía de limpieza del organismo. Los macrófagos hacen la limpieza de todo. Eliminan las bacterias, los virus, las células neoplásicas o cancerosas. Hacen una limpieza total, eliminando inclusive la fibrina, que es la sangre coagulada. Ocurre éste aumento de la producción de macrófagos por la médula espinal, porque la sangre en el músculo funciona como un cuerpo extraño a ser rechazado por el Sistema Retículo Endotelial (SRE). En cuanto haya sangre en el músculo, el SRE está activo. Solamente terminará su activación máxima, al cabo de 5 días.

Es un método de costo bajísimo, basta una jeringa. Puede aplicarse en cualquier lugar, pues no depende ni de refrigeración – simplemente porque la sangre es retirada en el momento que es aplicada al paciente, no hay trabajo alguno con la sangre. No hay ninguna técnica aplicada a la sangre, apenas una persona que sepa puncionar una vena y sepa aplicar una inyección en el músculo, con higiene y una jeringa. Esto resulta en un estímulo inmunológico poderosísimo.

Lamentablemente la medicina ortodoxa ha ignorado este gran descubrimiento, cuya repercusión en el negocio de la medicina y la industria farmacéutica son obvias. Sin embargo, algunos médicos ya han comenzado a divulgar la técnica, y además, es tan simple que no se requiere un profesional de la salud para ser aplicada.

Compartir



Documentales relacionados


Escribe un comentario sobre este documental

Escribir un comentario