Hacia una feminización del desarrollo (UNED)

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas
9,00 (1 valoraciones)
Cargando...

La pobreza marca un estigma multidimensional, un vector de indefensión, una lógica vital de estricta supervivencia, una realidad amplificada por la Globalización, y perfectamente ajustada a los engranajes del Primer Mundo. En un contexto tan inestable, la mujer es siempre victima, en el reparto de cartas del juego, ceñida por una desigualdad sexual y racial, que carcome todas las facetas de su existencia; hasta las más íntimas… Sin otro medio a su alcance, su propio cuerpo, se convierte en objeto de compra-venta y se inserta en una dialéctica perversa: la ley del mercado.



Deja un comentario